Naming: Cómo elegir el nombre adecuado para tu empresa

El naming es el proceso de creación y desarrollo del nombre de una marca. La decisión del nombre de nuestra marca no es baladí. Es una oportunidad de diferenciarnos y de ofrecer una propuesta de valor que nos haga únicos.

lata de cocacola

Foto: Pixabay

Además debemos tener en cuenta que, de todos los elementos o componentes de una marca: logo, formas, tag lines (un pequeño mensaje de texto, similar a un slogan, que procura ser ocurrente, divertido e ingenioso), envase… etc., el nombre permanecerá inalterado a lo largo de la vida de nuestra empresa.

¿Qué tipos de naming nos encontramos?.

–       Naming personal. Consiste en utilizar el nombre del fundador de la empresa como nombre de marca. Es muy común en moda y automoción. Son los casos de Mercedes Benz, Carolina Herrera, Roberto Verino… etc. En ocasiones, cuando nuestro nombre y apellidos son muy comunes, cabe la opción de centrarnos en nuestro segundo apellido, por ejemplo, o en un pseudónimo, si eso nos hace más únicos e identificables. Son los casos de:

  • José Luis Rodríguez Zapatero, marca Zapatero o ZP.
  • José Luis Rodríguez “El Puma”.
  • Francisco Rabaneda, Paco Rabanne

–       Naming descriptivo. En este caso el nombre describe el producto o el servicio de una manera directa. Ejemplo: Snack Company, Wine Creator, Damm Lemon, Bollycao. Surgen sumando dos palabras, o modificándolas y convirtiéndolas en siglas para formar una nueva. Ejemplos: Salesforce, Facebook, Vodafone (VOice-Data-FONE), Microsoft (MICROcomputer-SOFTware).

–       Naming evocador. Apelan a las emociones. Suelen utilizar una base conocida, incluso genérica, que se transforma en algo nuevo. Mr. Wonderful, Virgin, Sanex, Amazon, Post-it, Nike, Puma.

 –       Naming creativo. En este caso el nombre no hace referencia al tipo de actividad, y se elige una palabra original, abstracta. Es el caso de Oysho, Bershka o Kodak. Son nombres que requieren más esfuerzo para ser evocados pero que pueden gozar de gran popularidad.

 ¿Nos lanzamos a la tarea de encontrar nuestro nombre?

Nos sentamos con lápiz y papel y comenzamos a anotar todas las palabras que acudan a nuestra mente. Un diccionario de sinónimos puede resultar muy útil.

De esta larga lista seleccionamos nuestros favoritos, cada uno en una hoja de papel. Podemos intentar combinaciones inesperadas entre nuestros favoritos. Colocamos todas estas palabras en nuestra pared y damos un paso atrás.

Debemos preguntarnos:

–       ¿Es distintivo?, ¿destaca entre la multitud?.

–       ¿Es fácil de recordar, tiene la longitud adecuada?. En ocasiones estas reglas no son exactas. Por ejemplo, Mr. Wonderful es largo pero exitoso, y Häagen-Dazs es difícil de pronunciar pero tiene una sonoridad única y característica que lo hace distintivo.

–       ¿Es divertido?, ¿tiene gancho?.

–       ¿Se puede proteger?. Es importante proteger nuestro nombre al inicio de nuestra actividad. Alguien podría hacerlo por nosotros, lo que nos pondría en un aprieto…

–       ¿Está el dominio disponible?. Es importante que el nombre de la marca esté incluido en tu página web o blog…

 Finalmente, para validar resultado podemos utilizar TM View, que permite a cualquier usuario localizar nombres en distintos ámbitos: nacional, Unión Europea e Internacional.

Una vez que ya lo tengas ¡regístralo! Nosotros te ayudamos.

 What is your name???…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas nada sobre EmprendeRioja

Si quieres estar informado de todas nuestras novedades e iniciativas suscríbete a nuestra newsletter.