Panorama de la educación española: Lo importante es creer en uno mismo

jovenesDe entre todas las noticias, nos llama la atención un informe reciente de la OCDE (Organización Internacional para la Cooperación y el Desarrollo Económico) sobre un estudio realizado entre nuestros quinceañeros y quinceañeras españolas. El informe, denominado Panorama de la Educación analiza la relación entre el empleo y los indicadores de rendimiento educativo. 

El estudio refleja que existen marcadas diferencias entre los jóvenes de uno u otro sexo. Mide las aptitudes y los conocimientos de los dos grupos y los resultados son reveladores: Las chicas sacan mejores notas, trabajan más y se implican más en los estudios y eso se traslada a la vida diaria. Los chicos prefieren jugar con los videojuegos.

Las asignaturas de letras, como la Lengua, se les dan mejor a las chicas. Sin embargo, los chicos destacan en matemáticas frente a las chicas, pero no son tan trabajadores como ellas, se preocupan menos por estudiar y llevar las cosas al día.

El 60% de los jóvenes con bajo rendimiento son chicos. Las chicas suelen sacar mejor los estudios y trabajan más que los chicos para conseguir sus objetivos.

A la hora de escoger estudios superiores, las chicas prefieren carreras integradas dentro de las áreas de la salud y las humanidades. Sin embargo sólo un 5% escogen carreras técnicas. Son los chicos los que arrasan en ingenierías.

Las mujeres de entre 25 a 34 años ganan con creces en titulaciones superiores. Pero luego son los hombres los que consiguen un trabajo. Sólo el 66% de las mujeres están empleadas, en comparación con el 80% de los hombres.

También los hombres ganan un 15% más que las mujeres y ocupan mayor número en puestos directivos (tres de cada cuatro puestos).

Parece ser que, según los expertos, todo este panorama no surge en virtud de unas cualidades innatas, propias de cada sexo: Dicen que puede corregirse a través de la educación aunque a veces es un problema de actitud. Saber que cualquiera, al margen del sexo que tengamos, somos capaces de hacer y de conseguir todo aquello que nos propongamos. La solución es sólo cuestión de creencias, de fe en uno mismo. Y el estudio revela que las mujeres confiamos por lo general mucho menos en nosotras mismas que los hombres. Tenemos un nivel de autoestima más bajo.

Queramos ser lo que queramos, escritoras, emprendedoras o investigadoras, lo importante es tener claro que podemos conseguir aquello que nos propongamos estando preparados intelectual y mentalmente.

Creamos todos en nosotros mismos y en nuestras infinitas posibilidades de conquista. Seamos emprendedores de nuestro propio destino, al margen de estereotipos.

¿Te ha gustado? compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas nada sobre EmprendeRioja

Si quieres estar informado de todas nuestras novedades e iniciativas suscríbete a nuestra newsletter.